Bañar a nuestro perro no es sólo una tarea que debemos hacer para cuidar la calidad de su pelaje sino que es parte de la higiene general de la mascota y que lo ayudará a tener una mejor calidad de vida.

El tema de la frecuencia del baño siempre ha sido un dilema pues cada raza de perro tiene distinto pelaje y ese es un factor a determinar. Existen recomendaciones de bañarlo una vez a la semana hasta quién dice que cada dos meses.

Lo cierto es que la frecuencia del baño dependerá justo de las necesidades del canino y, obviamente, de la familia en que conviva. Existen perros muy limpios y que difícilmente se ensucian mientras que a otros les gusta juguetear y revolcarse, razón que lo llevará más seguido al baño.

El entorno también es otro factor para que los perros tomen un baño pues si se encuentra en un departamento deberá recibir un aseo más constante aunque no se ensucie tanto. Hay otras razas que aún tengas un gran espacio siempre generan un mal olor de manera natural, por ejemplo: shar-pei, bulldog francés, bulldog inglés y mastines.

La mejor recomendación entre los especialistas en bañar a nuestros perros cada dos o tres semanas, dependiente de la suciedad, olor y actividad, pues en caso de ser necesario el canino deberá ser bañado más seguido para evitar alguna enfermedad o acumulamiento de insectos en el pelaje.